miércoles, 2 de febrero de 2011

Una contribución a la campaña

Acercándose como se acerca la campaña de las municipales, viendo que al PSM le va como siempre le ha ido - Ruth Porta...qué... original... - y desde luego sin ninguna gana de que la muchachada bigotista renueve por cuatro años más el derecho de llevar Madrid como un cortijo, permítanme ofrecerles un pequeño regalo de parte de Ruina Imponente.

Uno de las armas más estúpidas que está utilizando la derecha contra el candidato socialista al ayuntamiento, Jaime Lissavetsky, es, precisamente, que se llama Jaime Lissavetsky y no Francisco de Borja Guzmán-Arellano y Sáenz de Belorado. En consecuencia, nada más sencillo que un par de anuncios, bien al principio de la campaña, para acabar con la tontería y pasar a lo importante, que es el partido y el mensaje.

Yo haría un anuncio muy sencillo y muy barato en el que, frente a un fondo blanco brillante, fuesen diciendo su nombre real personas que tienen en común un nombre complicado y vivir en Madrid. Cuando me refiero a nombres complicados, me refiero a cosas como (nombres inventados) Maximino Gabaldón Portocarrero, Elisabeta Lyubeneva Radoslavski, Aitziber Zazpimendia Casteldeferro, Jefferson Hugo Aycallu Ramírez, y nombres similares salidos de la maravillosa diversidad de nuestra capital, con gente que viene de todas partes y que hace que Madrid sea tan rica y divertida como es.

Mientras éstas personas, con su mejor sonrisa, va recitando sus nombres, una voz en off se destaca y empieza a decir:

"Además de tener un nombre complicado, éstas personas tienen más cosas en común. Todos quieren una ciudad pensada por y para sus ciudadanos. Todos quieren un gobierno serio, decente y responsable. Todos..."

Y corta para dar paso al último de los que se presentan, el candidato en persona, que igualmente dice su nombre, mientras la pantalla se funde a blanco y la voz sigue:

"Son madrileños."

Hale, de nada.

Seguiremos informando.